Historias y 'compartires' muy lites..

domingo, enero 04, 2009

Alitas de pollo


Bueno... que las alitas de pollo y que hay que comérselas sin piel para que no hagan daño… por favor, entonces mejor es no comérselas!!!! Tampoco ese cuento de retirarle la última parte, si es que queda tostadita y como un chicharroncito. Del pollo las alitas y el muslo, no la pata, el muslo, la parte pegada al cuerpo.. esas son mi partes preferidas del pollo… mmm ñumi!
De vez en cuando compro mi bandejita de alitas y las horneo. Me encantan con miel y limón, igual cantidad de miel que de limón y luego le agrego cualquier cosa.
Esta vez le puse, para un kilo de alitas.
¼ de taza de miel
¼ de taza de limón
La ralladura de un limón
2 cucharadas de salsa de soya
Ajonjolí
Mezclo todo eso y dejo las alitas allí mientras se calienta el horno, hasta 200C.
Coloco las alitas sobre rejillas y la bandeja la cubro con papel de aluminio. Así solo me toca limpiar la rejilla, que suficiente trabajito es.
Al horno, y las pinto cada 10 minutos por ambos lados hasta que se me acaba la marinada. Da para dos veces. Tiempo total en el horno entre 40 y 50 minutos.
En estos casos siempre aprovecho para hacer al horno algún acompañante, esta vez fueron zanahorias con sal, pimienta, romero, aceite de oliva y sirope de maple. Mi esposito preparó tostones de cambur – banano verde.
Y para cerrar helado de chocolate con lluvia de maní y sirope de chocolate.
Si, la verdad es que el propósito de hacer dieta en 2009, no se hizo en esta casa!

5 'compartires':

Anónimo dijo...

Hola Zulmy.... Me gusta tu Blog, pero lo que no me gusta es el tilde politico que tiene....me parece que tienes que tener mas informacion sobre el proceso politico que lleva venezuela. Te anexo lo que realmente Bolivar dijo en su discurso y porfavor interpretalo objetivamente.

El Libertador Simón Bolívar sostenía la idea de que las elecciones sucesivas son la mejor forma de evitar que tiranos y déspotas se mantengan en el poder en contra de la voluntad popular.

Así lo señaló para la posteridad, en su famoso Discurso de Angostura, pronunciado al medio día del 15 de Febrero de 1819, en San Tomé de Angostura (hoy Ciudad Bolívar), con motivo del establecimiento del segundo Congreso Constituyente de Venezuela.

En su alocución, de 10.303 palabras, contenidas en 68 párrafos, el Padre de la Patria expuso a los 30 delegados que asistieron, en representación de las provincias de Caracas, Barcelona, Cumaná, Barinas, Guayana y Margarita, los fundamentos de un proyecto de constitución por él concebido.

Asimismo, su idea de que las instituciones y leyes que surgieran de nuestra independencia, debían responder a las necesidades y la realidad de nuestros pueblos, y no ser copia de las de otras naciones.

Origen del Congreso

Perdidas la primera y segunda repúblicas, tras el primer Congreso Constituyente (04 de diciembre de 1811), en 1818 Bolívar promueve ante el Consejo de Estado, la necesidad de convocar a un Congreso Nacional que procurase una definición constitucional a la inestable situación política del país.

A pesar de que para ese entonces, buena parte del país estaba controlado por las fuerzas españolas, el área dominada por los patriotas era lo suficientemente extensa para mostrar al mundo la existencia de una república, capaz de darse su propia estructura jurídica y defender su soberanía.

El Congreso de Angostura era, entonces, la carta para ese estratégico objetivo político.

La ciudad fue declarada capital provisional de Venezuela, hasta que se lograra la liberación definitiva de España, resolución que cristalizó con el triunfo de Carabobo, el 24 de Junio de 1821. Nacía la Tercera República.

La Gran Colombia

Además, el Congreso aprobó la nueva Constitución y, a instancias de Bolívar, la Ley Fundamental de la República de Colombia, que predeterminaba la unión de Venezuela, la Nueva Granada y el Ecuador en la Gran Colombia.

El Estado quedaría dividido en tres departamentos: Venezuela, Cundinamarca (Colombia) y Quito.

En Agosto de 1821 se produce la reunión del llamado Congreso de Cúcuta, que marca el nacimiento oficial de la Gran Colombia, presidida por Bolívar.

El pensamiento democrático de Bolívar

Condenaba el Libertador en Angostura la usurpación de la voluntad popular, por tiranos y déspotas, aludiendo al yugo impuesto a los pueblos latinoamericanos por el imperio español, y a las experiencias autocráticas de otras partes del mundo antiguo.

También, con extrema modestia, se excusaba el prócer ante el Congreso Constituyente: llegaba a la reunión a entregar el poder supremo (militar, ejecutivo y legislativo) que le había sido confiado como consecuencia de las circunstancias de la guerra.

Clamaba por comprensión: “Cuando cumplo con este dulce deber, me liberto de la inmensa autoridad que me agobiaba, como de la responsabilidad ilimitada que pesaba sobre mis débiles fuerzas. Solamente una necesidad forzosa, unida a la voluntad imperiosa del pueblo, me habría sometido al terrible y peligroso encargo de Dictador Jefe Supremo de la República”.

Y agrega: “¡Pero ya respiro devolviéndoos esta autoridad, que con tanto riesgo, dificultad y pena he logrado mantener en medio de las tribulaciones más horrorosas que pueden afligir a un cuerpo social!”

Por eso, casi abjurando de su condición, dijo: “La continuación de la autoridad en un mismo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democráticos”

Más adelante subrayó: “Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder”.

Para añadir después: “El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía. Un justo celo es la garantía de la libertad republicana, y nuestros ciudadanos deben temer con sobrada justicia que el mismo magistrado, que los ha mandado mucho tiempo, los mande perpetuamente”.

La saña opositora

Voceros del oposicionismo han tratado de emplear estas palabras de Bolívar para, paradójicamente, contraponerlo al líder de la Revolución Bolivariana en Venezuela, el presidente Hugo Chávez.

Citando sus palabras fuera del contexto histórico que les es propio y despojándolas de su profundo sentido democrático, tratan de presentar a Bolívar como un opositor de Chávez.

Lo que debe estar claro

Para el Libertador Simón Bolívar, la voluntad popular debía ser el paradigma de todo gobierno democrático.

En medio del fragor de la lucha política en Venezuela, y en especial por la ocasión de la próxima enmienda constitucional, es bueno dejar en claro que la reforma del Artículo 230 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) persigue garantizar al pueblo su derecho a reelegir al candidato de su preferencia.

Que la enmienda de un artículo de la CRBV no significa necesariamente la reelección del presidente Chávez; hay que ir a un proceso electoral donde se medirán varios candidatos.

Que, en definitiva, es el pueblo el que decide, como también es el pueblo el que, si no está de acuerdo con un mandatario, puede invocar el Artículo 72 de la CRBV y revocarle el mandato.

Que sería absolutamente antidemocrático que el candidato que gozare del mayor apoyo popular no fuese a los comicios, por una restricción injustificada del derecho a expresarse de la voluntad popular.

Zulmy García dijo...

Me encanta saber que te gusta mi blog, en lo que se refiere a gastronom[ia, y que me visites.
No discuto de política aquí.

Anónimo dijo...

Zulmy a mi tambien me encantan las alitas y el muslito que viene con ellas!!!!
Saludos, Dalia

Rosa dijo...

Tienen una pinta fantástica. Tengo que probarlas.
Un saludo

María Alonso dijo...

Me encanta el pollo churruscado.

Tu receta es fantástica.

Enhorabuena!!!!

Besitosssss!!!!!!!!!