Historias y 'compartires' muy lites..

martes, abril 04, 2006

Les cuento el almuerzo de hoy en mi casa

Hoy amanecí con ganas de cocinar distinto, voy a preparar la Sopa de Sandía y Tomate al Aceite de Oliva a la Albahaca Fresca de Ferrán Adriá y luego un Strogonoff de hongos con arroz Basmati, receta de Narda Lepes.
Postre: unas supremas de naranja con unas goticas de agua de azahar, dependiendo de la dulzura de las naranjas les colocaré miel o no. ¿Y el crocante? pues serán almendras fileteadas tostadas.
Bueno, voy a ponerme manos a la obra.

5 'compartires':

Haydee dijo...

Que envidia!!!!1

Yo andi buscando a ver que "recalentao" encuentro en mi nevera

Mariana Diekmann dijo...

Qué rico! Qué envidia medio comer con Adriá!
Nosotros, modestamente, hicimnos finalmente la musaka. Es decir, por fin Manolo se lanzó con su musaka. No utilizó ninguna receta en particular, sino más bien tomó lo más sencillo de las que encontró (incluyendo las que aparecieron aquí, gracias a Zulmy) y puso un poco de su imaginación, aunque sin salirse de los cánones helénicos. El cambio principal fue no freir las berenjenas, que absorben mucho aceite, sino hornearlas. Es importante incorporar carne de cordero, aunque sea un 50%. Y un poquitico de canela en polvo. Ambas cosas dan el sabor mediterráneo oriental que debe tener la musaka. Por si acaso el cordero no gustara a algunas personas se hizo una parte con carne de res únicamente, manteniendo lo demás igual. Hubo unanimidad: todos votaron por la versión cordero, como debe ser. Fueron 12 los comensales y quedaron contentos. Hubo una falla importante, más bien debida a la falta de recipientes para hornear suficientemente altos: sólo se colocaron dos capas de berenjenas. Hay que poner al menos tres capas (berenjena-carne, berenjena-carne, berenjena, bechamel y queso).
Los pasos que Manolo indica para 12 personas son:
1) Berenjenas: picar las berenjenas (las necearias de acuerdo al tamaño del recipiente de hornear) en rodajas gruesas (1 cm de espesor), ponerles sal y dejarlas por una hora para que boten el agua y el amargo. Se enjuagan y se dejan escurrir bien. Se colocan en bandejas de hornear previamente untadas con algo de aceite de oliva y se hornean a unos 180°C (ó 350°F) hasta que se pongan doradas o que estén cocidas.

2) Carne: Picar dos cebollas grandes y unos dientes de ajo. Sofreir en aceite oliva. Cuando la cebolla esté dorada, introducir la carne picada (1 Kg de cordero más 1/2 Kg de res). Se revuelve bien a fuego vivo hasta que la carne deje de estar rojita por fuera y se le agrega un vaso de vino blanco. Cuando se evapore el vino se le añade 1 pote grande de tomates pelados, previamente picados en trocitos, con su jugo, un pimiento rojo grande picado en tiritas o trocitos (quitarle la parte blanca interior), perejil picadito, orégano, 1/2 cucharadita de canela en polvo, sal y pimienta al gusto. Se revuelve bien todo y se deja cocinar a fuego lento por unos 45 minutos. En caso de que se seque demasiado, agregar un poquito de agua o caldo de carne.

3) Bechamel: Preparar una salsa bechamel corriente y, cuando se vaya a utilizar, incorporale dos yemas de huevo (no mucho antes, porque la salsa podría espesarse demasiado). Las claras correspondientes pueden batirse un poco e introducirlas en la carne, revolviendo bien.

4) Preparación final: Es importante que el recipiente para hornear sea suficientemente alto. Se unta con aceite de oliva, se espolvorea con algo de pan rallado, se coloca una capa de berenjenas, una del guiso de carne, una de berenjena, otra de carne y otra de berenjena, calculando el espesor de la carne de acuerdo con la altura del recipiente. Se cubre todo con la salsa bechamel, se espolverea con bastante queso tipo parmesano rallado. Se coloca en el horno a unos 150-180°C (alrededor de 300°F) y se hornea por unos 40 minutos para que la bechamel pueda cocinarse y hasta que quede gratinado el queso.

En definitiva, como puede verse, la musaka es un pasticho donde la pasta es sustituida por las berenjenas. Puede conservarse para días siguientes, recalentarse, etc. Es un plato sencillo, pero bien sabroso.
Chao.

Zulmy García dijo...

Gracias por la receta Mariana. Imagino que debió quedar tan suculenta como suena.
Y hablando de envidias... envidia me da a mí porque cuando se vayan a la Madre Patria podrán comer Adriá, Arzak y etcéteras... hay una cosa tipo blog pa' la gente que se va de viaje, la busco y te la mando. Así nos mantienen al día.

Otto Hans dijo...

Reciban las fans admiradoras de Ferrán Adría un cordial saludo desde Barcelona. De todas maneras aparte del señor Adriá hay infinidad de buenas(os) cocineras(os) en el Mediterráneo occidental. No hace falta divinizar algún cocinero determinado. Existen muchos que a pesar de estar poco iluminados por las glorificaciones de sus fans también cocinan muy bién. No glorifiquemos demasiado a los divos, que igual pudieran caer desde muy alto. Un cordial saludo desde Barcelona. Otto Hans.

Zulmy García dijo...

Hola Otto..
Ahhh!! Barcelona, que ciudad tan sabrosa, tan rica en arte, en naturaleza, en comida, en modernidad.
Tienes razón, hay montones de cocineros excelentes, no solo en el Mediterráneo, en el Caribe también. La verdad es qye Adriá es un creativo, marca caminos. Es así..
Un saludo caribeño,
Zulmy